Saltar al contenido

¿Para qué sirve el docril?

Para que sirve el docril
¿Para qué sirve el docril?
4 (80%) 2 votes

Para el tratamiento del dolor y las inflamaciones existen numerosas marcas y medicamentos. Uno de ellos es docril, un medicamento a base de diclofenac sódico indicado para el tratamiento del dolor y la inflamación en procesos dolorosos agudos.

¿Qué es?

Docril es la marca de un medicamento que contiene diclofenac sódico, está especialmente indicado para el tratamiento del dolor agudo y de procesos inflamatorios.

¿Para qué sirve?

Este medicamento actúa inhibiendo la síntesis de prostaglandinas; estas sustancias son unas de las responsables de la inflamación, el dolor y la fiebre. Docril se absorbe de manera rápida y puede alcanzar su máxima concentración en sangre a los 20 o 60 minutos. La mitad de la dosis es metabolizada en el hígado y el 60% de la dosis es excretada por la orina, mientras que el 40% restante es excretado a través de las heces.

Presentación

Se presenta en capsulas de 100 mg.

Composición

Cada cápsula con gránulos recubiertos de liberación prolongada contiene:

Diclofenaco Sódico: 100 mg.

Excipientes: Sacarosa, Dióxido de Silicio Coloidal, Almidón Glicolato Sódico, Goma Laca Shellac, Talco, Colorante FD&C Azul Nº 1, Estearato de Magnesio, Colorante D&C Amarillo Nº 10, Colorante FD&C Amarillo Nº 6 y Dióxido de Titanio.

Indicaciones

Docril (Diclofenac Sódico) está especialmente indicado para el tratamiento de espondiloartritis anquilopoyética, artritis reumatoide, artrosis, reumatismo extraarticular, espondiloartritis, para el tratamiento sintomático de un ataque agudo de gota, inflamaciones y tumefacciones postraumáticas

Se indica para el tratamiento sintomático del dolor asociado a los cólicos renales, dolor lumbar, dolor musculoesquelético, dolores postoperatorios y postraumáticos y para dolores leves a moderados como lo son el dolor de cabeza, dolores dentales, dolores posoperatorios, dolores menstruales, dolores musculares o de espalda y dismenorrea primaria.

También se indica para tratamientos breves en casos de infecciones dolorosas e inflamatorias de garganta, nariz, oído y anexitis.

Advertencias

Quienes padecen de trastornos gastrointestinales o cuentan con antecedentes de úlcera péptica, enfermedad de Crohn, afecciones hepáticas, cardíacas o renales graves deben de ser monitorizados por un médico si consumen docril.

En caso de tratamientos prolongados se debe de realizar un recuento hemático periódico y controlar la función renal y hepática.

Se debe de administrar con mucha precaución en ancianos, reduciendo la dosis en caso de ancianos muy débiles, con bajo peso o con tratamiento diurético.

No debe consumirse durante el embarazo, sobre todo en el tercer trimestre porque puede inhibir las contracciones uterinas y ocasionar el cierre del ducto arterioso.

Reacciones adversas

Puede causar las siguientes reacciones adversas severas, de presentarse es necesario suspender el tratamiento y acudir al médico:

Gastrointestinales

Cólicos gástricos, sangramiento intestinal leve, úlceras gástricas o intestinales, hemorragia gastrointestinal y vómitos con sangre.

Hígado

Incremento de las transaminasas y en ocasiones raras hepatitis con o sin ictericia.

Sistema nervioso central

Convulsiones, agitación, sensación de temor y depresiones. Si se padece de enfermedades autoinmunes puede predisponer a padecer meningitis aséptica (no infecciosa) que cursa con rigidez de la nuca, malestar, cefaleas, vómitos, fiebre o trastornos de conciencia.

Sangre

Puede provocar anemia, leucopenia, agranulocitosis y trombocitopenia.

Sistema inmune

Puede provocar reacciones de hipersensibilidad como edema facial, tumefacción de la laringe o la lengua, disnea, ataque asmático, taquicardia e hipotensión.

Piel

Provoca reacciones alérgicas como erupción cutánea y urticaria. En algunos casos provoca alopecia. Puede provocar ampollas, eczemas, hipersensibilidad a la luz, eritemas y pequeñas hemorragias.

También puede provocar efectos que no requieren de atención médica:

Gastrointestinales

Malestar o dolor estomacal, diarrea, vómitos, sensación de plenitud y posibles alteraciones del apetito.

Sistema nervioso central

Dolor de cabeza, insomnio, excitación, cansancio, mareos, sensibilidad, trastornos oculares, trastornos de memoria, desorientación y alteraciones auditivas pasajeras.

Contraindicaciones

No debe utilizarse en caso de:

  • Ulcera gastroduodenal.
  • Hipersensibilidad al diclofenac y a antiinflamatorios AINES como la aspirina, ibuprofeno y prioxicam.
  • Niños menores de 14 años.
  • Lupus eritematoso sistémico.

Interacciones

  • Eleva los niveles de digoxina, fenitoína y litio.
  • Inhibe el efecto de los diuréticos. En caso de los diuréticos ahorradores de potasio genera una hiperkalemia o aumento del potasio en la sangre.
  • Incrementa el riesgo de hemorragias si se consume con anticoagulantes.
  • Aumenta la concentración del metotrexato y eleva su toxicidad.
  • Incrementa la nefrotoxicidad de la ciclosporina.
  • Con otros antiinflamatorios, analgésicos o con glucocorticoides incrementa el riesgo de padecer efectos adversos gastrointestinales.
  • Puede disminuir los efectos de los antidiabéticos orales y de la insulina.

Sobredosificación

Los síntomas de sobredosis incluyen vértigo, hiperventilación, cefalea, disturbio de la conciencia y en niños calambres mioclónicos, vómitos, náuseas, sangrado, dolor abdominal, disminución de la función hepática y renal.

No existe antídoto, se realizan lavados gástricos y tratamiento con carbón activado para evitar la absorción. El tratamiento es sintomático y de soporte.

Fuente:

(1) http://www.farmaciasahumada.cl/fasa/MFT/PRODUCTO/P11659.HTM
(2) http://mx.mivademecum.com/medicamento-docril-id-26583
(3) https://matchmyrx.com/es/directorio/marca/docril